¡VISITA NUESTRO TUMBLR PARA COTILLEAR MIENTRAS ESPERAS QUE TE RESPONDAN POST!
”HOLYWELL TAMBIÉN PUEDES VISITAR EL NUEVO MURO DE HOLYWELL. ¡DEJA UN MENSAJE!
Ubicada en el condado de Berkshire, en Inglaterra, Holywell City recibe octubre con temperaturas que oscilan entre los 6°C y los 15°C. Se esperan lluvias durante todo el mes, con ocasionales tormentas provenientes del sur. Fuertes ráfagas de viento atraviesan la ciudad de punta a punta, por lo que es recomendado no dejar objetos sin supervisar a la intemperie.
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 11 el 23.12.14 14:18.







Anya Leatrice Treadaway - id

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Anya Leatrice Treadaway - id

Mensaje por Anya L. Treadaway el 27.01.15 18:59



Treadaway, Anya
Daria Sidorchuk




NOMBRE COMPLETO: Anya Leatrice Treadaway Carver
APODOS: Ann, Annie.
EDAD: 21 años.
ORIENTACIÓN SEXUAL: Heterosexual.
OCUPACIÓN: Estudiante de literatura y maestra de música en su tiempo libre.
IDEOLOGÍA: Miller

DESCRIPCIÓN PSICOLÓGICA
No temas por lo que dicen, sus palabras son nada en comparación a lo que piensan.
Anya lo tenía todo, su familia lo era todo para ella, material y emocionalmente tenía todo lo que podía pedir. Todo esto hasta la muerte de su tía y el cambio tan abrupto que simbolizó para la chica tener que sobrevivir junto a su hermano, siendo protegida por el mismo

Su naturaleza es alegre, llena de vida y de sentimientos por derrochar. A Annie nunca se le verá quieta, cayendo en la monotonía, al contrario, siempre busca algo por hacer, es espontanea, muy divertida y trata de sacar lo mejor de cada momento, de cambiar caras largas en los lugares en donde las hay. Busca inventar, crear, a cada momento está diseñando algo diferente pues no le gusta una rutina. Es valiente, e incluso a veces terca, cuando algo pasa por su mente tiene que hacerlo, se jacta de decir que es muy independiente pero lo cierto es que, en ocasiones, necesita ayuda y la acepta gustosa al momento que llega, nunca ha sido descortés, le enseñaron ciertos principios que no viola por nada del mundo. Es un poco inocente e ingenua por el mismo hecho de que fue criada bajo una burbuja de cristal. Por otro lado no se niega sus sueños, es feliz nadando en ellos y poco le importa que la vean distraída. Se preocupa mucho si alguien de su alrededor está mal, ha aprendido a poner a otros antes que ella.

Detesta las mentiras, no puede con ellas, pero piensa muy bien las cosas antes de decirlas porque no le gusta lastimar a alguien así que tiende a callarse y a arrepentirse luego. Suele ser muy justa, acepta cuando pierde o cuando alguien tiene la razón, aunque da lo mejor de sí si la ocasión lo amerita. Anya es muy inteligente, siempre anda buscando cosas nuevas para saber pues su única forma de defenderse de los demás es con las palabras. Puede ser una señorita educada y elegante como también la chiquilla inquieta y traviesa que es. Siempre colabora con otros, está dispuesta a escuchar y le gusta ser escuchada por las personas adecuadas puesto que la vida le ha hecho empezar a desconfiar y creer que la malicia existe y que no todos quieren el bien para ella por lo que siempre está pendiente de en quien confiar y en quien no, a penas lo hace suele ser muy dada con todos y siempre busca entregar lo mejor de sí sin nada a cambio. Defiende a los suyos con uñas y dientes, no permite que lastimen a los que ama o que la lastimen a ella;  su hermano es su gran debilidad

Ann no es violenta, siempre busca solucionar las cosas de la mejor manera siendo equilibrada pero si tocan sus límites puede convertirse en una persona muy fría e hiriente, al ser tan analítica suele ser sarcástica si llegan a lastimarla. A veces resulta herida con facilidad al demostrar tanto de su persona, pero es algo que no puede evitar, es paciente así que tampoco enloquece muy fácilmente. Le gusta la soledad cuando es necesario. Es un poco sensible pero trata por todos los medios de controlarse y, cuando la lastiman, suele preferir irse sola antes de contar todos sus problemas, pero llega un punto que, para ella es necesario.

Nunca se ha enamorado y desconoce cómo puede llegar a ser en ese ámbito, siempre fue una chica muy apegada a su familia y no se daba la oportunidad de pensar más allá. Cree en el amor sin embargo, cree en los lazos fuertes y finales felices pero teme ser herida porque sabe que es capaz de dar mucho de ella y luego arrepentirse. Mientras tanto cubre aquel cariño y dedicación con todo lo que hace, con cualquier esfuerzo que ejerza en su persona, en sus conocidos, en su familia. Siempre tratando de ser complaciente, serena y el reflejo de lo que era cuando sus padres estaban vivos.

BIOGRAFÍA PERSONAL

Kirby Abbie Carver se sentía bastante observada en aquel funeral. A su lado, su esposo, Loic Treadaway era ignorado por todos. A su otro lado sus dos hijos, Anya y Pyter, eran el centro de la atención, incluso más que el homenajeado ese día quien se hubiera puesto celoso... de estar vivo. Steve Carver, padre de la joven que se sentía observada, había vivido por setenta y cuatro años. Aquel abogado solo sería recordado por las personas a las que defendió y aquellos que perdieron un juicio ante su inmutable presencia, sus vecinos también lo recordarían pues Steve, era de esas personas que bastaba verla una sola vez para saber cómo era. Todos lo conocían, todos sabían que pensaba y como iba a reaccionar, todos menos sus dos nietos quienes nunca habían tenido el placer de conocerlo.

La madre de la joven Carver había muerto cuando Kirby era joven y eso había cambiado mucho a la pequeña familia y en especial a Steve. Tras la muerte de la misma Kirby había optado por salirse de las clases de economía y contabilidad, carreras que cursaba de manera simultánea, con deseos de alejarse del dolor, tomo un tren hacía el primer destino anunciado. Steve no lo había tomado tan bien, tanto que le pidió que no regresara, promesa que ella rompió.

En la ciudad de Mánchester, ciudad a la que Kirby fue a parar, conoció al violinista Loic Treadaway. Loic no era joven, no tenía su misma edad, pero su sonrisa y sus ojos claros tenían más vida que los de la pelirroja. El joven tocaba en una esquina donde Kirby lo fue a ver por una semana, con sus trajes y vestidos elegantes, propios de una joven de sociedad. Un día tras una balada, el joven la invito a que, al día siguiente, lo fuera a ver a otro lugar más propio de ella, y así ella lo vio tocar en un restaurante acompañado de una orquesta que musicalizaba la cena de personas ricas y con poder. Cenaron esa noche y muchas más. Loic, a diferencia de lo que Kirby pensaba, no era pobre, en realidad no lo era. Su padre era dueño de un par de restaurantes, algo a lo que el joven le quito importancia de inmediato, se había criado con su tía que tras quedar en silla de ruedas por un golpe en la espalda solo le había quedado el placer de seguir tocando música, le había enseñado a Loic todo lo que sabía y este comenzó a enseñarle a Kirby. La pelirroja de ojos marrones, encantada por aquel joven, se sintió cómoda como estudiante, y se fue a vivir con él cuando su propio dinero se acabo. Loic la mantuvo y cuando esta supo acompañarlo en la música comenzaron a tocar en las esquinas de la ciudad donde todo lo que ganaban iba a parar a los bolsillos de la joven. Así las vacaciones de Kirby pasaron a durar dos años, seis meses y cuatro días, tiempo en el cual se volvió una experta en la música, la libertad y la creencia de que todo era posible. Se volvió maestra en una escuela y ayudaba a su, ya para ese tiempo, esposo con las cuentas. Vivían en la casa de la tía de Loic que había muerto meses después de la llegada de Kirby. El dinero que tenían les alcanzaba para poco más allá de las cuentas pero ellos eran felices. Viajaban cuando lograban ahorrar algo e iban en ciudad en ciudad mostrando su música, siendo París su ciudad favorita y a donde iban cuando querían escapar.

Cuando Kirby quedo embarazada, ambos se sintieron llenos de felicidad y fue cuando la futura madre quiso regresar con su padre, para saber cómo estaba, para darle la noticia, pero no fue como lo esperaba, pues cuando el matrimonio toco la puerta de la casa de la infancia de Kirby y un hombre viejo abrió la misma este afirmo que no conocía a ninguna Kirby Carver, incluso cuando esta lo llamaba padre. Los saco del pueblo en cuestión de segundos, y ese mismo día Loic conducía de regreso a Mánchester mientras Kirby lloraba en silencio. Siete meses más tarde nacería Pyter Loic Treadaway, pero ni sus ojos marrones llenos de vida ni su sonrisa angelical llamarían la atención de la madre. El padre, por su parte, lo cuido y crío como un padre a un hijo, y más un padre que podía ofrecerle las veinticuatro horas del día. El tiempo pasaría y ninguna de las hazañas del pequeño sería suficiente para esa madre que no se alegro con sus primeros pasos y tampoco con sus primeras palabras. Kirby lo culpaba, inconscientemente, de ser el culpable de las palabras de su padre, la pelirroja, ya pisando los treinta, era una mujer adulta pero que aún conservaba una personalidad algo infantil. En el cumpleaños número tres de Pyter, Loic exploto. La pelirroja lloro todo el día, pero luego se disculpo, y le pidió a su esposo otra oportunidad. Otro hijo, esa parecía ser la solución. Quedo embarazada rápido, y en los meses en los que se esperaba al nuevo integrante de la familia cuido y presto más atención a su hijo, quería recuperar los años perdidos pero aún lo acusaba con la mirada de culpable. Ni Kirby ni Loic quisieron saber el sexo del bebe hasta que naciera, hicieron lo mismo que con Pyter. Una noche llegó al mundo Anya Leatrice Treadaway, la princesa de una madre.

Las distinciones entre los hermanos eran claras. Kirby y Loic eran opuestos en muchas cosas pero la música seguía presente, y mientras Kirby le compraba ropa y muñecas a su pequeña, Loic le compraba libros a su hijo que parecía más que encantados con esto. Se complementaban, como una melodía, y todo era perfecto. Los hermanos crecieron siendo Anya el calco de su madre y Pyter el de su padre, salvo que tenía los ojos de su madre. Los viajes, la música, todo continuaba, todo era libertad.

Anya crecía cada día más hermosa, era muñeca que vivía, que disfrutaba cada momento, era feliz, le gustaba leer, pintar, dibujar y la música, a diferencia de su hermano y su cercanía a las ciencias. Estudió en colegios privados, por lo menos aquellos que podían pagarle, su madre quiso siempre tenerla en alto pero para ella cualquier cosa era suficiente, desde muy niña sintió cercanía por las letras. Desde que Pyter había entrado a la universidad, se había perdido muchos de los viajes y una familia como aquella se aburría así que decidieron emprender uno nuevo sin embargo ambos supieron a mitad de camino a dónde irían: al funeral de su abuelo.

Tras el funeral, el discurso y saludos formales, fríos y distantes, la familia paso dos semanas en la vieja casa de los Carver, poniendo al día papeles, viendo la herencia del hombre quien nunca retiró a su hija de sus documentos. No fue el viaje más feliz, tampoco el más aburrido. La familia como siempre tuvo con que entretenerse, pero se contuvieron de tocar música temiendo que las miradas de las personas se intensificaran sobre ellos. Pasadas esas dos semanas, Loic estaba imposible de tratar, lo que les causaba gracia a sus hijos que interpretaban eso como la abstinencia de un padre que no podía tocar su preciado violín. Ni bien se subieron al auto y la ciudad desapareció, pusieron la música a todo volumen y se pusieron a cantar como si la muerte de aquel familiar no importara nada. Pyter se negó a cantar luego de una larga estrofa entonada por Anya, todos comenzaron a insistir. Lo último que Anya vio fue una luz enorme y el brazo de su madre ir en su dirección. Despertaron en el hospital donde su madre había nacido, tenía algunas fracturas y golpes, Pyter estuvo a su lado y el nombre de su hermano fue el primero que mencionó antes de enterarse que su padre había muerto. Kirby había perdido al bebe, lo que fue una sorpresa porque nadie sabía que estaba embarazada, la madre parecía haber enloquecido, decía que iba a ser un niño y que iba a ser bombero, que ayudaría al mundo y salvaría gatos en los arboles, Ann la cuidó en cuanto pudo. Se mudaron a la casa de su difunto abuelo, sacaron las sabanas que cubrían los muebles, limpiaron y llenaron la cocina de comida, esperaron a que Kirby se sintiera mejor y compraron los pasajes para volver a casa pero la mujer no quiso viajar. No hubo palabras, no hubo forma de hacer que la pelirroja madre subiera al avión, no hubo forma de llevarla a casa. Pyter fue el que regresó para cerrar su vida en Manchester y sumarse al pequeño pueblo.

El tiempo que siguió fue peor. El abuelo por parte de Loic murió un año después de la muerte de su hijo y todos los restaurantes pasaron a estar a nombre de los hermanos, que tuvieron que viajar para dejar a un amigo de Loic a cargo de los mismos. El dinero que les llegaba, sumado al alquiler de su casa en Mánchester, era bastante para dos jóvenes y una madre pero no era el caso de ellos. La casa de Steve necesitaba muchos arreglos y el dinero fue a parar allí. En cuanto a Kirby, no mejoro, todo lo contrario. Sus hijos fueron testigos de cómo la mujer enloquecía y perdía la cordura. Cuando los arreglos terminaron Kirby necesitaba ser atendida por médicos tiempo completo y, tras pasar meses con enfermeros que vivían en la casa, optaron que internarla era la mejor alternativa. Pyter planeaba irse con su hermana a Manchester pero Anya no quiso dejar a su madre, y como el mayor no iba a dejar a su hermana, se quedaron allí. Anya entro a la universidad para ser escritora o especialista en literatura inglesa y Pyter descubrió que era mejor con las ciencias que con cualquier otra cosa. La muchacha se apenaba de ser mantenida por su hermano así que consiguió trabajo con una buena familia, cuida a los niños de los mismos cuando es necesario y tres veces a la semana les da clases de música. Visita constantemente a su madre, es quien la peina, la arregla e intenta hablar con ella. Espera ser escritora algún día y tener suficiente dinero para pagar buenos tratamientos que ayuden al avance de Kirby, que puedan viajar como antes y vivir una verdadera vida.

OTROS DATOS

Le gustan los animales
Prefiere la montaña a la costa
Tiene una motocicleta vieja que suele usar para llegar más rápido a su destino
Heredó el talento de sus padres, tiene debilidad por el violín y el piano
Es una excelente cocinera, es su deber favorito en la casa
Usa gafas grandes para leer
Le gusta quedarse dormida escuchando música o a Pyter.
Tiene una mascota; Tobby, un westie que llevó a casa
Su madre la llama solo Leatrice, dice que ese fue el nombre que siempre quiso en su hija, Anya fue idea de Loic.

avatar

Libras : 53

Ver perfil de usuario

Re: Anya Leatrice Treadaway - id

Mensaje por E. Otis Fitzgerald el 27.01.15 19:17

FICHA ACEPTADA
¡Bienvenida a Holywell City! Pásala bien, haz amigos, y diviértete a lo grande  


*doesn't understand shit*
yeah... haha
avatar

Libras : 191

Ver perfil de usuario

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.